Standard Life Investments

Proceso y principios de inversión

Principios de inversión distintivos

Nuestra filosofía de inversión distintiva se denomina "Enfoque en el cambio". Nos ayuda a analizar los factores clave que impulsan el precio de mercado de una inversión y a identificar los factores que el mercado en general puede haber pasado por alto. Básicamente, tratamos de detectar anomalías e ineficiencias entre los análisis consensuados y no consensuados de las empresas. Hemos notado que las mejores oportunidades provienen de aquellas inversiones que no solo hemos analizado más profundamente, sino de las que con mayor convicción esperamos cambios en las perspectivas del mercado.

Sólido proceso de inversión

Nuestro proceso de inversión aplica un enfoque ascendente y trata de detectar aquellas oportunidades con verdadero potencial. Las reuniones con empresas son una parte fundamental de este proceso; de hecho, son la fuente de la mayor parte de nuestros análisis de inversión no consensuados. Nuestro alcance y prestigio nos aseguran un acceso de primer nivel a las empresas, que llevamos a cabo a través de reuniones estructuradas y conversaciones regulares con los principales responsables de la toma de decisiones.

Selección de valores y recomendaciones

Cualquier idea de inversión debe estar justificada por nuestras cinco preguntas, que sustentan el common investment language. Una vez que un analista ha analizado un valor, este se somete a una estricta revisión por parte de homólogos, donde las ideas de "compra" se estudian exhaustivamente y se evalúa su solidez en cuanto a convicción, relevancia y plazo.

Construcción de la cartera

Nuestras carteras se construyen a partir de una perspectiva ascendente y reflejan nuestra convicción respecto a cada valor. Seguimos controlando muy de cerca nuestras carteras para garantizar que cumplan sus objetivos dentro de los parámetros de riesgo definidos. Contamos con un equipo dedicado enteramente a la gestión del riesgo, aunque nuestros gestores de fondos también desempeñan una función activa a la hora de gestionar el riesgo.